Dime cómo eres y te diré de dónde vienes: Buey de mar

buey de mar

Igual que las centollas o las nécoras, el buey de mar gusta sea de donde sea, pero si es gallego gusta un poco más.

Aparte del buey de mar gallego, en el mercado gallego vendemos también buey de mar “francés”. Como ocurre en el caso de la centolla, la denominación “francés” se refiere al marisco capturado fuera de nuestras costas, ya sea en Francia, Inglaterra o Irlanda.

En Mariscos del Ortegal siempre os vamos a decir la procedencia de nuestros mariscos, pero os damos unas pautas para que podáis diferenciarlo vosotros mismos.

En el caso del buey de mar nos fijaremos en tres características: el color, las patas y las uñas.

El color del buey de mar gallego es más oscuro, de un pardo más definido. El francés es más claro y puede tener tonalidades que tiren al lila. Esta diferenciación la podemos hacer si el marisco está crudo, ya que si está cocido, ambas especies tienen casi el mismo color, por lo que tendremos que fijarnos en su otra diferencia: patas y uñas.

Las patas del gallego presentan vellosidades casi inexistentes en el francés. Además, en el gallego terminan en unas uñas afiladas, que en el buey de mar francés son más romas.

Uñas del buey de mar gallego

Uñas del buey de mar gallego

Uñas del buey de mar francés

Uñas del buey de mar francés

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>