Archivo de la etiqueta: Diferencias

Dime cómo eres y te diré de dónde vienes: Centolla

En el mercado gallego podemos encontrar dos tipos de centolla: la gallega o del país y la francesa. La denominación centolla francesa es un nombre genérico que incluye las centollas capturadas en Francia y en las Islas Británicas.

Los dos tipos de centolla tienen un gran parecido, pero es posible distinguirlas a simple vista con las pautas que os damos a continuación:

 

–          Color: La centolla gallega presenta una tonalidad más oscura y parduzca, frente a un color rojo pálido de la francesa.

–          Patas:  La centolla gallega tiene unas patas más largas que la francesa. El final de estas patas es más afilado en la gallega.

–          Vellosidades: La centolla gallega presenta vellosidades en la parte superior de la concha, que no aparecen en la francesa.

–          Algas: La centolla del país suele presentar pequeños moluscos o algas pegados a su cuerpo, que no aparecen en las francesas.

 

Centolla Francesa

Centolla Francesa

Centolla Gallega

Centolla Gallega

Si en lugar de fresca, la centolla se presenta ya cocida también es posible distinguir su procedencia, gracias a varios factores:

–          La tonalidad, que será más oscura en la centolla gallega y más pálida en la francesa.

–          Dureza, ya que la centolla francesa es más difícil de romper al tener las patas y el caparazón más duros.

–          La carne, que es más blanda y jugosa en la centolla gallega.

 

Otro punto diferenciador es que la centolla francesa se puede encontrar en el mercado todo el año, mientras que la gallega no, debido a que tiene un periodo de veda, que suele durar desde principios de primavera hasta octubre o noviembre.

Dime cómo eres y te diré de dónde vienes: Nécoras

En Galicia, además de nécoras gallegas se venden nécoras de otras procedencias como Inglaterra, Irlanda o Francia. Sabemos que se diferencian en el sabor, pero vamos a intentar ayudar a todo el mundo a diferenciarlas también a simple vista, aunque tenemos que decir que a veces resulta complicado hasta para los expertos.

La principal diferencia que nos encontramos es  la textura y el color de la concha. Si pasamos un dedo por encima de la concha y la sensación es suave y se nota vello, parecido a la sensación de tocar la piel de un melocotón, casi es seguro que se trate de una nécora gallega. Las nécoras que vienen de fuera son más lisas y están desprovistas de esta vellosidad en la concha.

Nécora foránea

Nécora foránea

Nécora gallega

Nécora gallega

Nuestras nécoras tienen un color marrón grisáceo, más oscuro que el de las nécoras foráneas, que presentan un color más pálido.

Una vez cocidas, también podemos distinguirlas. Todas las nécoras adquieren un color rojo, que es más intenso en la nécora gallega y más pálido en las extranjeras.

Nécoras cocidas, diferencia de colores entre nécora gallega y nécora extranjera.

Nécoras cocidas, diferencia de colores entre nécora gallega y nécora extranjera.

La época de veda de la nécora gallega suele coincidir con los seis primeros meses del año, por lo que las nécoras que encuentre en esa época del año probablemente sean extranjeras.