Archivo de la etiqueta: Langosta

Una confusión habitual: Bogavante y Langosta.

Una simple búsqueda de la palabra “langosta” en Google y vemos que salen más imágenes de bogavantes que de langostas.

Es tan común el error, que hemos de confesar que hace poco tiempo nuestro propio diseñador se equivocó y puso una foto de un bogavante en lugar de una langosta, en una tabla de cocción de mariscos subida al Facebook.

El error: la foto de la langosta es un bogavante.

El error: la foto de la langosta es un bogavante.

Así pues os vamos a explicar las similitudes y las diferencias entre ambos animales.

Los dos son crustáceos decápodos, es decir, tienen diez patas. Su cuerpo se divide en cefalotórax y abdomen, dos antenas y los cinco pares de patas que ya hemos mencionado.

Tanto la langosta como el bogavante pueden alcanzar gran peso y tamaño, y los dos son apreciados por su exquisito sabor y la textura de su carne.

Pero estas son prácticamente las únicas similitudes. Veamos las diferencias.

Para empezar, ni siquiera pertenecen a la misma familia. La langosta europea (Palinurus elephas), pertenece a la familia de los Palinúridos, mientras que el bogavante (Homarus gammarus) pertenece a la familia de los Nefrópidos.

Físicamente se diferencian muy claramente:
La langosta es de un color rojizo o parduzco, tiene dos antenas en su cabeza de base gruesa, muy largas. Sus dos patas delanteras terminan en dos pinzas, de tamaño tan pequeño, que casi no se distinguen del resto de las patas.

Langosta

Langosta

El bogavante tiene un color más oscuro, con tonos azules en el caso del bogavante europeo. Sus antenas no son tan llamativas. En cambio, sus dos patas delanteras terminan en unas grandes y fuertes pinzas, que lo hace inconfundible. Si nos fijamos, las pinzas son distintas la una de la otra, ya que les da usos diferentes, con una desgarra y con la otra tritura.

Bogavante

Bogavante

Por último, también decir que hay diferencia en el sabor. Se podría decir que la langosta tiene un sabor más fino y el bogavante más intenso, aunque cualquiera de los dos mariscos es delicioso.

Si las diferencias son tan claras, es normal preguntarse por qué tanta confusión. El motivo es la existencia del bogavante canadiense o americano (Homarus Americanus) al que también se le llama “langosta americana”.

Es muy común también que en las traducciones del inglés americano de películas o series se diga “langosta” cuando realmente se están refiriendo a este tipo de bogavante. Pero de langosta, como veis,  sólo tiene el nombre.

Una vez aclaradas las diferencias, ¿a vosotros qué os gusta más, el bogavante o la langosta?